Cabernet Sauvignon en los vinos de Clos de la Vall - Clos de la Vall

Si no encuentra la pasión... no es Clos de la Vall

Cabernet Sauvignon es el nombre de una variedad de uva tinta que se emplea en la creación de muchos de los vinos que se consumen en el mundo. Esto se deba a que se trata de una uva que se adapta bien a los distintos entornos, razón por la que se cultiva en regiones tan diferentes como la cuenca mediterránea y el valle del Becá, en el Líbano.

Se trata de una uva que surge en el siglo XVII a partir de mezclar dos variedades de uva: la cabernet franc y la sauvignon blanc.

Esta uva suele emplearse para elaborar vinos junto a otras variedades. Su aporte a la mezcla se concentra en: cuerpo, cantidad de taninos y una alta acidez que propicia su envejecimiento.

Dependiendo de la zona en la que se cultive, este tipo de uva ofrece matices distintos a los vinos en los que participa. Así, por ejemplo, en zonas frías los vinos adquieren notas de sabor y aroma que recuerdan al pimiento, la menta o el cedro verde. Mientras, en las zonas cálidas, la Cabernet Sauvignon provoca que los vinos tengan reminiscencias a frutos rojos y a mermelada.

 

Cabernet Sauvignon y Clos de la Vall

La uva Cabernet Sauvignon se cultiva en los viñedos de la Comunidad Valenciana donde se apuesta por mantener las variedades tradicionales de la zona para conseguir un vino rico en sabor e intensidad.

Un hecho en el que la Cabernet Sauvignon se suma como nueva variedad, a pesar de llegar ya siglos en la zona y donde destaca el trabajo que realizan los bodegueros que conforman la cooperativa Moixent, ubicados en el corazón de la subzona Clariano de la denominación de Origen Valencia.

La oferta varietal de uvas en los campos que componen los vinos de esta cooperativa se completa con uvas tintas como la Tempranillo y la Monastrell a las que se ha sumado nuevas variedades como la ya mencionada y la Merlot.También se cultivan variedades blancas como las uvas: Macabeo, Merseguera, Malvasía y Pedro Ximenez, con las que se consiguen nuevos caldos elegantes y modernos que triunfan en los mercados de todo el mundo.

 

Vinos Clos de la Vall elaborados con Cabernet Sauvignon

Algunos de los vinos que la cooperativa Clos de la Vall vende en su tienda on line se han elaborado a partir de uvas Cabernet Sauvignon. Casi siempre mezclada, en distintos porcentajes, con los caldos de otras uvas.

En este sentido, destaca el vino tinto crianza “Único”. Para su elaboración se emplean variedades de uva Monastrell, Cabernet Sauvignon y Tempranillo en una proporción de un tercio por cada variedad. Este vino se obtiene tras un proceso de maduración de 9 meses en barrica de roble, tras el cual el vino alcanza una graduación de 14.5%.

Tras este proceso se obtiene un caldo de color rojo cereza brillante, de capa media-alta con borde granate ancho. Se trata de un vino potente en nariz, donde recuerda a la fruta roja macerada y evoca a fresas y frambuesas.

Además, el vino adquiere un aroma ahumado, de roble tostado, clavo e hierbas de monte. A su paso por boca deja una sensación fresca, con algún apunte herbáceo y un post-gusto ligeramente caramelizado. Se trata, pues, de un vino de trago largo que hay que combinar adecuadamente en las comidas.

Con la misma combinación de uvas se obtiene también el vino tinto roble “Negre”, un vino color picota intenso, con ribete amoratado y una capa medio-alta. En nariz, es un vino en el que predomina la fruta negra, especialmente el aroma a ciruela. En boca se trata de un vino elegante, con presencia claramente frutal y algunos toques especiados.

Otro vino en el que se emplean uvas de la variedad Cabernet Sauvignon, Monastrell y Tempranillo es el Tinto Reserva Premium. Se trata de un vino de color oscuro, brillante violeta intenso. Desprende un aroma a confitura, fruta madura, arándano negro y compota. Mientras que en boca, es carnoso, potente, con cuerpo pero al mismo tiempo, suave.

Si no se ha decantado previamente, al tomarlo se perciben aromas y gustos minerales, que desaparecen un par de horas después de haber abierto la botella. Tiene una graduación de 14,5% y se obtiene tras permanecer 18 meses en barrica de roble.

De esta manera, Clos de la Vall ofrece vinos con reminiscencias claramente mediterráneas en las que se conjuga la tradición y la modernidad.

 

  1. Autor: coopmoixent

COMENTAR NOTICIA