Aceites de Moixent: calidad en estado puro - Clos de la Vall

Si no encuentra la pasión... no es Clos de la Vall

Los aceites de Moixent que produce la Cooperativa San Pedro Apóstol, son alimentos de calidad que se obtienen siguiendo métodos mecánicos tradicionales a partir de aceitunas de olivos centenarios de variedades autóctonas de la Comunidad Valenciana.

La calidad de los aceites de Moixent de la Cooperativa San Pedro Apóstol reside en la calidad de su materia prima. Olivas que se crían en campos abiertos y que se recogen de manera artesanal los trabajadores de esta cooperativa agrícola valenciana ubicada en la zona de La Costera. Un espacio en el que se concentran numerosos olivares y donde se sigue la tradición de producir aceites. Y es que en esos campos se explotan los olivos desde hace miles de años.

La Cooperativa San Pedro Apóstol es una entidad que lleva trabajando en aras de la calidad máxima del aceite de oliva valenciano desde hace más de medio siglo. En la actualidad pertenecen a ella más de mil agricultores de la zona. Incluyendo aquí no sólo los que viven o trabajan en Moixent, sino también en municipios colindantes.

Para convertirse en una cooperativa competitiva, sus responsables han realizado importantes inversiones en tecnología e instalaciones, De hecho, en la actualidad tiene una planta de más de veinte mil metros cuadrados que les permite producir más de un millón de litros de aceite al año. Un volumen más que considerable que se exporta a todo el mundo.

Aceites de Moixent destacados de la Cooperativa San Pedro Apóstol

De entre el amplio surtido de aceites de Moixent que realiza la Cooperativa San Pedro Apóstol destacan Argoli y Pagos del Guerrer. Tres productos diferentes que cuentan con cualidades diferenciadas que los convierten en complemento ideal de diferentes maridajes.

El primero de ellos, el aceite Argoli, es un líquido obtenido a partir del zumo de tres variedades de oliva: la Picual, la Blanqueta y la Grossal. De ambas se toma el mismo porcentaje (un tercio) y se mezcla para que las particularidades de cada una de ellas combinen con el resto. De esta manera se consigue un aceite color verde dorado, brillante, limpio y viscoso. Un aceite que tiene una acidez de 0,2 ¢ª en ácido oleico.

El aroma de Argoli recuerda a la huerta, teniendo especial toque a tomates, a anís, a almendras y a limones. Cuando lo ingerimos, su trago es suave y dulce al principio aunque se desvela un tanto picante al final, cuando se asoma el regusto. Todo ello le convierte en un aceite apto para cocinar, ya que no deja huella en los alimentos con los que entra en contacto.

El aceite Argoli se puede adquirir en la página web de la marca, tanto en botellas de un litro como en garrafas de dos o cinco litros.Muy distinto es el aceite Pagos del Guerrer, realizado también en la misma cooperativa que el anterior. En esta ocasión se trata de un aceite de oliva de calidad virgen extra, elaborado en su totalidad con aceitunas de la variedad Grossal.

Pagos del Guerrer es un aceite verde intenso de aspecto limpio. Su sabor es afrutado intenso, recordando a los aromas que respiramos cuando estamos cerca de los olivos, pero también de la alcachofa, la tomatera, la corteza del plátano verde y la hoja verde. A diferencia del aceite anterior, Pagos del Guerrer es un aceite mucho más intenso,aunque su graduación tampoco es elevada: 0,1 ¢ª en ácido oleico. Su sabor tienecierto picor medio y es amargo intenso, lo que le convierte en un complemento perfecto de alimentos que se consumen en crudo como las ensaladas, las sopas frías o los aliños.

Dada su gran calidad, este aceite ha sido distinguido con numerosos premios en ferias y certámenes nacionales e internacionales.

Pagos del Guerrer también se puede adquirir a través de la página web de la Cooperativa. Su presentación se realiza en botellas de 500 y 250 mililitros.

  1. Autor: coopmoixent

COMENTAR NOTICIA