La aceituna Picual y los aceites de la Cooperativa San Pedro Apóstol de Moixent - Clos de la Vall

Si no encuentra la pasión... no es Clos de la Vall

La aceituna Picual es una de las variedades más extendidas del fruto del olivo. Esto se debe a que es la aceituna que produce el Olea europeae, el más cultivado de todos los olivos del mundo. Es especialmente significativa su presencia en el continente Europeo (de donde proviene su denominación científica) aunque también puede encontrarse en otros países, sobre todo cercanos a la cuenca mediterránea.

La Picual es una aceituna que se caracteriza por su alto contenido en aceite oleico, lo que provoca que se obtengan aceites de gran calidad. Físicamente diferenciamos esta aceituna de otras variedades por su tamaño (que es pequeño) y por terminar en pico en su extremo más alejado. Se trata de una aceituna de tamaño medio o grande, que tiene un peso medio de 3,2 gramos, lo que supone que se obtiene una gran cantidad de aceituna de cada cosecha. Y es que el 27% del peso del fruto se acaba convirtiendo en aceite.

A esta aceituna también se le conoce con los nombres de marteño, nevadillo y lepereño.

Aceituna picual y aceites de la Cooperativa San Pedro Apóstol de Moixent

La aceituna picual está presente en los aceites que realizan los productores de la Cooperativa  San Pedro Apóstol de Moixent, en Valencia. Muestra de ello es la la marca Argoli, la que este centro de producción suele destinar al gran consumo.

En la elaboración de los aceites Argoli se emplean tres variedades de aceituna: Grossal (un 33 por ciento del total de aceitunas), Blanqueta (otro 33 por ciento) y Picual (en el 33 por ciento restante). Esta combinación hace que el aceite resultante sea de color verde dorado, brillante, limpio y de aspecto viscoso. Su aroma recuerda a la huerta, especialmente al tomate (tanto el fruto como la tomatera). También recuerda a anís, a limón y a las almendras. Su gusto es redondo, con una acidez media de 0.2 grados, suponiendo un gran valor para el consumo del cliente medio. Esto se debe a que se trata de un aceite muy agradable, con una sensación suave al entrar en la boca que se completa con un punto picante cuando ha pasado el trago.

Su éxito es tal, que la Cooperativa Moixent lo vende en diferentes tamaños para atender a las diferentes demandas. Así, podemos adquirirlo en botellas de un litro, de dos litros o en garrafas de cinco litros. Todos ellos se pueden adquirir a través de la página web de la entidad tienda.closdelavall.com

 

Aceites de otras variedades en la Cooperativa San Pedro Apóstol de Moixent .

Punto aparte merece el aceite Pagos del Guerrer, especialmente pensado para los paladares más exquisitos. Aquellos que gustan de un aceite de sabor intenso y ácido. En este caso, sólo se emplean aceitunas de la variedad Grossal, lo que le ofrece un color verdoso, un aroma a alcachofa y a hojas verdes. Su paso en boca es amargo e intenso, picante medio y deja un rastro importante al terminar el trago. 

En ambos casos, se trata de aceites elaborados de manera artesanal, respetando las variedades de olivar que hay en la zona desde tiempos inmemorables y los sistemas de tratamiento más respetuosos con el fruto. Aspectos que les ha llevado a alcanzar numerosos premios o puestos destacados de los escalafones internacionales, donde se reclama su uso como ejemplo de calidad.

Todo esto, sin embargo, no significa, que en la producción del aceite de la Cooperativa Cooperativa San Pedro Apóstol de Moixent no se apliquen los avances científicos del sector. Todo lo contrario. Durante los últimos años, las cooperativas se han ido modernizando para obtener mejores y mayores resultados. Esto le ha llevado a ser más competitivos y poder iniciar un plan de extensión comercial dirigido a todos los continentes.  Punto diversos de la gastronomía internacional en los que los aceites de la cooperativa Moixent se emplean para realizar sus elaboraciones estrella.

 

  1. Autor: admin
  2. , ,

COMENTAR NOTICIA