Componentes del aceite de oliva - Clos de la Vall

Si no encuentra la pasión... no es Clos de la Vall

Componentes del aceite de oliva

El aceite de oliva es un producto que se caracteriza por los múltiples beneficios que aporta a quienes lo ingieren de manera directa o indirecta (empleándolo como ingrediente en sus elaboraciones culinarias).

aceite de oliva virgenLa riqueza del aceite de oliva reside en los componentes que forman el aceite de oliva y varía atendiendo al tipo de aceituna que se emplee, a los factores medioambientales en los que se ha cultivado la materia prima, las características técnicas que se han aplicado en su producción, etc. Es decir, el aceite de oliva de mayor calidad (el virgen extra) tendrá más elementos beneficiosos para el organismo que el aceite de oliva que se haya obtenido por medios no mecánicos o en el que se hayan mezclado aceites de diferente calidad.

 

Componentes del aceite de oliva: ácidos grasos

El aceite de oliva se compone, casi en el 98 % de su total, de triglicéridos. Esto es, un conjunto de tres ácidos grasos que le dan la mayoría de propiedades al aceite de oliva.

El más destacado de todos es el ácido oleico, una grasa monoinsaturada que se encuentra de manera mayoritaria en este producto vegetal de manera natural. Este ácido es especialmente importante ya que actúa, de manera directa, sobre la composición de las membranas de las células del organismo, dotándolas de una fluidez y de una permeabilidad adecuada para su correcto funcionamiento.

Otros ácidos grasos presentes en el aceite de oliva son  el ácido palmítico y el ácido linoleico. El primero de ellos es el que se suele encontrar en carnes y en las grasas lácteas (mantequilla, nata o queso), así como en los aceites de coco y palma.

Pagos del Guerrer primer premioEl segundo de los ácidos señalados, el linoleico, es una sustancia esencial de la serie omega 6 y, por tanto, es de los que el cuerpo debe ingerir a través de la dieta pues no puede fabricarlo en su organismo, pero lo necesita para funcionar correctamente.

Gracias a estos ácidos grasos moninsaturados, el aceite de oliva contribuye a mejorar las defensas del cuerpo, disminuye los niveles de grasa corporal, ayuda a controlar los niveles de colesterol y a eliminar las grasas perjudiciales para el organismo y mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, nervioso y visual.

También contribuyen a controlar trastornos que provocan, por ejemplo, diabetes u obesidad.

 

Componentes del aceite de oliva: polifenoles e hidrocarburos

Aunque son menos conocidos que los triglicéridos, los polifenoles y los hidrocarburos también son componentes del aceite de oliva.

Gracias a los polifenoles, el aceite tiene su sabor característico y posee propiedades antioxidantes, por lo que resulta muy eficaz para frenar el envejecimiento de las células.

Por esto mismo, en la actualidad muchas investigaciones se han centrado en esta sustancia e investigan otras aplicaciones para frenar enfermedades como el cáncer.

El hexegenal es un hidrocarburo presente en el aceite de oliva. Gracias a su presencia podemos disfrutar del gusto herbáceo de esta sustancia, así como de su aroma afrutado.

Características que son también consecuencia de la presencia de alcoholes, esteroles y tocoferoles en el aceite de oliva.

 

Componentes del aceite de oliva: vitamina E y otras sustancias

La vitamina E es otro de los componentes del aceite de oliva. Aunque el porcentaje de esta vitamina no es muy elevado, gracias a esta sustancia el aceite es un aliado para frenar enfermedades como el Parkinson, la demencia senil, ayuda al crecimiento del cabello o mejora el funcionamiento del sistema ocular.Componentes del aceite de oliva

Aunque en cantidades muy pequeñas, el aceite de oliva también posee fósforo y zinc, lo que favorece la absorción de nutrientes, ayuda a prevenir los estados de anemia y fortalece el sistema inmunológico del cuerpo.

 

Componentes del aceite de oliva: cómo sacarles el máximo provecho

Para beneficiarse de los componentes del aceite de oliva, lo mejor es consumirlo en crudo, pues al calentarlo algunas de sus propiedades se ve mermada.

La cantidad diaria recomendada por los organismos internacionales de salud oscila entre las 3 y las 6 cucharadas soperas.

Hay que recordar a este respecto que cada cucharada equivale a 10 mililitros. Esta cantidad se refiere a aceite total. Es decir, al que se emplea para aliñar y al que se utiliza para cocinar durante un día.

  1. Autor: admin
  2. , , ,

COMENTAR NOTICIA