Aceite de oliva virgen extra valenciano

Si no encuentra la pasión... no es Clos de la Vall

bodega valenciana

El aceite de oliva virgen extra valenciano es un producto propio del Levante español que presenta unas características específicas protegidas legalmente, desde el año 2008, por la denominación de origen protegida “Aceite de la Comunitat Valenciana”.

El aceite de oliva que se obtiene en cualquier zona del mundo es el resultado de un proceso en el que intervienen: la calidad de la aceituna, las condiciones geográficas y ambientales de la zona, el proceso de recogida del fruto, la forma en la que se exprime la aceituna e incluso la manera en que se almacena
una vez obtenido el aceite. De ahí que el aceite de oliva que se produce en la Comunidad Valenciana tenga unas particularidades concretas que lo hacen único en el mundo.

 

 

Aceite de oliva virgen extra valenciano: Aceitunas autóctonas

Parte fundamental del éxito del aceite de oliva virgen extra de la Comunidad Valenciana reside en la calidad de las aceitunas que se emplean en su realización. Frutos que maduran en los campos del interior y la costa valencianos y que reciben las bondades del mar Mediterráneo.

Las variedades autóctonas de aceituna que se emplean en la elaboración de aceite de oliva virgen extra son: Villalonga o Forna, Blanqueta, Farga, Serrana de Espadán, Morruda, Cornicabra, Alfafara, Grossal, Changlot Real, Rojal, Canetera o Nana, Manzanilla o Mançanell, Arbequina, Picual, Empeltre, Cuquillo, Sollanenca, Callosina, Llumero o Llumeta, Millarenca, Borriolenca, Genovesa, Gileta, Meña o Piñón y Temprana de Montán.

aceite de oliva virgen extra valencianoLa combinación de los diferentes zumos de las diferentes aceitunas hace que el líquido resultante sea un aceite equilibrado en lo que se refiere a las grasas que lo componen. En cuanto a valores nutricionales hay que tener en cuenta que este aceite tiene un elevado nivel de ácido oleico (lo que supone múltiples beneficios para el sistema cardiovascular de nuestro organismo) y los niveles medios del linoleico (imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro corazón). También es muy relevante la alta presencia de tocoferoles (vitamina E liposoluble) en su composición, un importante antioxidante.

En lo que a olfato se refiere el aceite de oliva virgen extra valenciano se caracteriza por su aroma afrutado que recuerda a las aceitunas verdes, a la almendra, al plátano y a la hierba verde. Este aspecto es el más destacado por los cocineros y expertos en gastronomía de todo el mundo, que señalan que el aceite de oliva virgen extra de la Comunidad valenciana es uno de los mejores del mundo.

En boca, el aceite de oliva virgen extra valenciano es muy intenso, presentando matices de amargor medio y un pique suave. Según el reglamento de la denominación de origen protegida de esta zona, el aceite de oliva de la Comunidad Valenciana se considerará extra sólo cuando presente una acidez igual o inferior a 0,7.

 

Aceite de oliva virgen extra valenciano: Dónde se produce

La zona de producción de las aceitunas que se emplean para elaborar el aceite virgen extra de la Comunidad Valenciana, según consta en su denominación de origen, comprende los términos municipales de: Albocàsser, Tirig, La Salzadella, Sant Mateu, Les Coves de Vinromà, Figueroles, Les Useres, San Juan de Moró, Serra Engarzeran, Torre Endomenech, Vall d’Alba, Vilafamés, Ayódar, Fanzara, Almedijar, Altura, Azuébar, Chóvar, Geldo, Navajas, Segorbe, Soneja, Castellnovo, Teresa, Vall d’Almonacid, Viver, Alcudia de Veo, Alfondeguilla, Artana, Tales, Gátova, Casinos, Alcublas, Gestalgar, Sot de Chera, Villar del Arzobispo, Requena, Utiel, Venta del Moro, Ayora, Cortes de Pallas, Anna, Bicorp, Bolbaite, Chella, Enguera, Millares, Navarrés, Font de la Figuera, Moixent, Vallada, Albaida, Beniatjar, Ontinyent, Alfafara, Alqueria d’Aznar, Cocentaina, Millena, Muro d’Alcoi, Alcoi, Biar, Cañada de Biar, Sax, Villena, Banyeres de Mariola y Onil.

Estas localidades se organizan en ocho zonas productoras de aceite de oliva que son las siguientes: El Maestrat, Plana Alta – Alcalatén, Sierra de Espadán y Calderona, Serranía del Turia – Ribera del Magro, Utiel-Requena – Valle de Ayora, Macizo del Caroig – Vall d’Albaida, La Montaña de Alicante y Vinalopó.

En todos estos lugares el cultivo de los olivos se realiza siguiendo la tradición. De ahí que se realice en abancalamientos de piedra seca. Así se viene realizando desde que los romanos comenzaran a producir aceite en la zona, hace miles de años.

 

 

 

 

  1. Autor: admin
  2. , ,

COMENTAR NOTICIA